Nuestros pecados nos separan de Dios.

Nacemos a este mundo en pecado. Esa es la condición que te separa del Dios Santo y Perfecto

Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios.

Romanos 3:23

Jesucristo Pagó en la cruz por todos tus pecados.

Jesucristo murió por ti para que no experimentes la separación eterna de Dios.

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; más Jehová cargo en El el pecado de todos nosotros.

Isaías 53:6

Tu salvación es por gracia, por medio de la fe en Jesucristo, no por obras.

Nada de lo que hagas o dejes de hacer puede limpiarte de tus pecados.

Porque por gracía sois salvos por medio de la fe; y eso no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie se glorie.

Efesios 2:8-9